Archivo | Paso a paso Feed RSS para esta sección

Tarta Spiderman 3D. Paso a paso

8 ene

O tal vez debería darle el subtítulo: “Todos los paso a paso que NO debes hacer para realizar una tarta Spiderman 3D” o mejor “como sortear todo tipo de inconvenientes paso a paso”, porque este paso a paso sirve más para aprender lo que NO debemos hacer que lo que debemos hacer, no lo sigáis al pie de la letra, simplemente aprended de mi experiencia para no cometer los mismos errores.

He descubierto que las tartas 3D son un complicado cálculo de proporciones, el secreto de que una tarta nos quede bien tridimensionalmente pasa por que cada una de las piezas que van a ensamblarla queden proporcionadas armónicamente, esto es harto complicado cuando haces las partes en días diferentes y en plan “a ojo”, no sé si con cálculos matemáticos y metro en mano se logran mejores resultados, yo hago lo que puedo… sin contar con que conocer realmente las proporciones de altura de los bizcochos finales y con relleno y cobertura ya ni hablemos es difícil, un cm más o menos pueden dar al traste con las proporciones correctas. También es cierto que soy de letras puras, así que para mi las proporciones y las fórmulas maestras para estas tartas quedan lejos….

CABEZA DE SPIDERMAN

La cabeza está hecha de RKT (Rice Krispies Treat), para los que no sabéis que es, se trata de un mezcla de nubes de chuche con krispies a partes iguales practicamente y con un toque de mantequilla.

Se funden las nubes en una olla con el toque de mantequilla (foto 1). Añadimos los krispies (foto 2). Se mezcla todo bien (foto 3) y lo vertemos en una superficie para amasar (foto 4).

Se aprieta bien y se da la forma deseada (mojándose las manos para que no se pegue mientras lo moldeamos), es fácil de hacer y nos permite hacer estructuras ligeras como esta cabeza o árboles, torres de castillo, cuerpos de animales etc.

Una vez tenemos la forma de la cabeza (foto 5) y por otro lado el cuello (foto 6), miramos que las proporciones de cabeza y cuello estén bien (foto 6 y 7) y lo dejamos secar 1 día mínimo.

Cuando esté bien seco lo cubrimos con glasa real para tapar agujeritos e imperfecciones y dejamos secar (foto 9), a veces queda suficientemente cubierto como para que con una capa de fondant directamenten encima ya lo tengamos listo, sin marcarse los krispies ni formar bultitos, como fue el caso  de la cabeza, pero en otras ocasiones los krispies quedan demasiado puntiagudos y harán falta dos capas, como me pasó con el cuello, que tuve que forrar con una capita de fondant blanco previamente (foto 10).

Llegados a este punto diré que los krispies triturados evitan precisamente esto, queda muy lisita la masa de RKT y con 1 capa definitiva de fondant bastará, pero resulta mucho más pesado y no queda tan duro por mucho que dejes secar, así que lo descarté para la cabeza que no podia permitirme que pesara horrores….por lo que he probado hasta ahora da buen resultado hacer el RKT triturado para cositas pequeñas como el árbol de navidad y regalitos de esta tarta de navidad.

Mi primera idea era forrar la cabeza y el cuello por separado y luego unirlos, pero vi que me quedaba un hueco grande entre la cabeza y el cuello (foto 12) y que eso iba a quedar bastante feo y complicado de disimular, además de peligrar la estabilidad de la cabeza y que se fuera cayendo para un lado, así que decidí pegar ya las dos partes poniendo pinchitos en la base del cuello y glasa en medio para pegar bien (foto 11).

La solución que encontré fue añadir glasa real para cubrir todos esos huecos y darle fortaleza a la estructura, dejando bien unidas las dos partes (foto 13-14), hay que dejar la glasa secar bien 1-2 días.

Y ya tenemos la cabeza lista para cubrir de fondant rojo, antes que nada, acordaros de la nariz, la puse en fondant rojo para que lo viérais bien, debe ser muy pequeña, que Spiderman no es pinocho (foto 15), después cubriremos de fondant rojo (foto 16) y marcaremos con una esteca las rayas donde irá la tela de araña negra (foto 17).

Es el momento de decorar la cabeza, primero pinté la cara según el tamaño de la cabeza de RKT en papel vegetal (foto 18), después recortamos los ojos (foto 19), extendemos fondant blanco, ponemos el ojo de papel vegetal, marcamos con una esteca los bordes, retiramos el papel, recortamos con cortapizza o cutter y listo para pegar a la cabeza (foto 21).

Cogemos la pistola de fondant, elegimos la “rayita plana más grande” y con fondant negro iremos haciendo el borde del ojo, cuidando de tapar bien el borde y que no se vea blanco (foto 22), este paso también se podría hacer con colorante negro y pincel, pero evitar no manchar el fondant rojo al tapar los bordes es muy complicado y mi pulso cansado no estaba para trotes ese día, así que tiré de pistola.

Ahora utilizaremos las marcas de la tela de araña que hicimos como guía para hacer las rayas. Cogemos la manga pastelera y glasa negra y a decorar, con MUCHAS ganas y paciencia (foto 23-24). Este paso lo intenté primero haciendo los churritos con pistola, pero después de una hora y pico no había avanzado casi, quedaban como muy gordas las rayitas (con el churrito más fino se me partía y era imposible) y mi mano empezaba a gangrenarse (y eso que utilicé un guante de ciclista para amortiguar el movimiento), por muy mala que sea en matemáticas hice un cálculo mental de lo que me iba a llevar hacer no sólo la cabeza, sino el resto del cuerpo, resultado: MIL horas, mano en la UCI y encima no quedaría nada “real” siendo tan gorditas las rayas. Finalmente descarté la pistola y agarré la manga pastelera y a trabajar (foto 23 y 24).

TORSO  DE SPIDERMAN

Para esta tarta utilicé dos bizcochos de 23 cm y uno de 18 cm (foto  1). Cortamos el copete de uno de los de 23 cm. y del de 18 cm. Dejamos el copete del que queda de 23 cm, para que nos sirva para formar los hombros, cogemos el diámetro del cuello marcado en papel vegetal (foto 2) y lo usamos para marcar donde irá la cabeza haciendo un pequeño hoyo para introducirla luego (foto 3 y 4).

Después cortaremos el bizcocho de 18 cm en 4 trozos, serán los hombros (foto 5) y cortaremos en recto los bordes del bizcocho, para poder pegar bien los hombros (foto 6-7).

Primer fallo de montaje: los dos bizcochos de 23 cm uno encima del otro con el copete de uno de ellos añadido, resultaba de altura descomunal, mucha diferencia con la altura de los hombros, así que retiré uno de los trozos para bajar el torso y lo añadí como base a los triángulos de los hombros para subirlos. Aquí tenéis una foto de cómo quedaba sin el añadido (lado izquierdo de la foto 7A ) y con añadido (foto 7B ). En este momento tendría que haber torneado más el bizcocho y curvar mejor la parte de los hombros, pero me dio cosita quitar demasiado bizcocho y que quedara muy pequeña, la fiesta era para muchos invitados, craso error el resultado fue un Spiderman cachas a más no poder del que no quedé muy convencida, para otra ya lo sé y tornearé mejor…

Es el momento de rellenar la tarta, primero almíbar (foto 8), rellenamos (foto 9), y vamos añadiendo capas (foto 10) y más capas(foto 11).

Hasta que acabamos (foto 12) y cubrimos por fuera (foto 13).

Ahora vamos con los hombros, primero la base que no estaba prevista pero que  me vino de perlas (foto 14-15), y luego los triangulitos del hombro uno a uno (foto 16-17),

hasta acabar del todo con los hombros (foto 18 y 19).

Tapamos los huecos de los bordes con el mismo relleno y capa final por todo (fotos 20 a 22).

Vamos ya a cubrir con el fondant, aquí viene otro fallo, forrarlo todo de una vez era imposible, demasiado grande y arriesgado, se iba a romper de por todo y me daba pánico, primero forré los hombros (foto 23 a 25) y después el resto del torso (foto 26), recorté lo que sobraba de los hombros e hice unas juntas lo más limpias posibles, creo sinceramente que me equivoqué, es mucho mejor forrar primero el cuerpo, recortar hombros y añadir el forrado de hombros, creo que la “costura” quedaria más limpia.

De todas formas hay que procurar que la línea de glasa negra que va a formar la tela de araña pase por la junta del hombro, para disimularla lo máximo posible.

Llegó el momento de ponerle la cabeza, no tengo foto de ese momento, porque me quedé tan paralizada que casi me da algo, nuevo problema de proporciones, el cuello que le había hecho era demasiado largo, parecía jirafa man en lugar de Spiderman, una barbaridad os lo aseguro, no sé cómo no me di cuenta antes, así que ya en pleno ataque de ansiedad tuve que recurrir a Pedro, mi santo esposo (siempre me ha hecho gracia esta expresión jeje) para que me ayudara a cortar el cuello sobrante sin destrozar la cabeza, costó lo suyo pero lo conseguimos, aquí la prueba de lo que tuve que cortar (foto 27), una vez ingerida una tortilla de valerianas para que mis nervios en punta pudieran aguantar y acabar el trabajo, puse pilares para clavar la cabeza y un poco de glasa  para pegarla bien (en este caso glasa negra porque era la que tenia preparada para el acabado de la tela de araña) (foto 28) y una vez clavada la cabeza (foto 29), nuevamente a marcar con una esteca la tela de araña del cuerpo, contando con que fuese una linea por la marca que separaba cuerpo y cabeza.

Añadámosle los detalles finales: la araña, la dibujamos primero en papel vegetal, extendemos fondant negro, marcamos con esteca y recortamos con cutter (foto 30), luego añadimos las patas ya directamente en la tarta y araña acabada (foto 31), nos falta el detallito del traje en azul (foto 32).

Y ya está casi, queda hacer la tela de araña en todo el cuerpo con la manga y la glasa negra.

La tarta Spiderman en 3D está ya acabada.

Espero que mi experiencia y mis errores os ayuden el día que decidáis hacer un tarta como esta, por mi parte me he transformado en una matemática consumada y estoy convencida que he dado con la fórmula idónea.

Millones de kilos de chocolate y mantequilla, multiplicado por un billón de rayitas de glasa negra al cuadrado, dividido por una mano destrozada y la raíz cuadrada de 300 pinchazos lumbares más 2 ataques de ansiedad, el resultado de todo lo multiplicamos por tropecientas mil horas de trabajo = la cara de sorpresa y sonrisa de felicidad de un niño.


¿Cómo hacer una tarta fondant?. Iniciación

21 nov

   Hacer una tarta bonita para la celebración de cualquier ocasión especial en la familia o con amigos es algo que a muchos nos gustaria saber hacer. Las tartas decoradas con fondant son tartas vistosas y llamativas que se están poniendo de moda y aunque parezca complicado, realmente iniciarse en la técnica es fácil, sólo hace falta informarse bien de qué pasos seguir, de las recetas adecuadas y qué materiales básicos necesitaremos. Por último y no por ello menos importante , hay que añadir mucha paciencia, horas y ganas de practicar.

   Mi intención es recopilar los pasos necesarios para iniciarse en el mundo del fondant de una manera sistemática, con la intención de que algunos conceptos (sobre materiales, recetas y pasos) queden claros, la avalancha de información algo contradictoria que encuentras por internet cuando empiezas lía mucho. Naturalmente es mi experiencia personal la que habla, cómo en todo, cada maestrillo tiene su librillo.
   Aquellos de vosotr@s que queráis avanzar en la técnica de fondant mucho más allá, necesitaréis perfeccionaros, y comprar muchos más materiales y herramientas. Recomiendo apuntaros a un curso práctico con alguna de las muchas profesionales de reposteria creativa que imparten cursos en toda España, (y con “profesionales” quiero decir, que podáis confirmar que poseen una amplia y demostrada experiencia en este mundo)

PRIMERO:
Los bizcochos para hacer tartas fondant: aunque normalmente se dice que deben ser “bizcochos densos y compactos nada de bizcochos esponjosos, para aguantar bien tanto el relleno, como el torneado y el peso del fondant que vamos a poner encima”, esto no es totalmente cierto, se pueden usar bizcochos esponjosos, siempre y cuando tengamos ciertas precauciones: la más importante; refrigerar bien antes de cubrir, para que esté dura y no nos de problemas, y mantener después en la nevera, por supuesto. Lo suyo, si usamos bizcochos muy blanditos, es limitarnos a decoraciones sencillas en plano y sin mucho peso.

   Así que vale cualquier receta que os guste y tengáis por mano, la receta de bizcocho de yogur de toda la vida, un bizcocho genovés etc., hay muchísimas recetas, eso ya va a gustos.

   En cambio, si vamos a tornear, es decir, darle forma determinada al bizcocho, es más delicado que el bizcocho sea blandito y se desmigue fácilmente, por lo que mejor asegurarnos y utilizar un bizcocho de miga más densa hasta tener más práctica. Estos bizcochos “todo terreno”, para trabajar con más comodidad son: la receta clásica de madeiran sponge cake o abreviado msc , que admite además muchisimos sabores: coco, fresa, chocolate, nata, canela… (ver las variaciones estupendas que tiene Morgana en su blog, tenéis otras como la de brownie de megasilvita, buenísima para los chocolateros etc.

   Es muy importante encamisar el molde, para que nos salga entero el bizcocho, o bien usar un spray desmoldante. Siempre es mejor que el bizcocho repose unas horas y esté bien frío a la hora de cortar, mejor incluso con 1 día de reposo antes de rellenar.
   Las tartas fondant son tartas altas, para permitir más espacio para decorar, más vistosidad y que al cortar la ración haya más tarta que cobertura de fondant (si es muy baja resulta muy dulce comer tanto fondant), teniendo en cuenta esto y que además, cortamos siempre el copete o joroba que le sale al bizcocho al hornear, para igualar y dejar planita la parte de arriba a la hora de cubrir con el fondant, es probable que necesitemos hacer dos bizcochos o hacer la receta doble para poner más masa en el molde y nos salga bien alta…
SEGUNDO:
   Los rellenos para hacer tartas fondant: Se puede utilizar todo tipo de rellenos, la imaginación es el límite. Lo importante no es sólo que sean tartas vistosas por fuera, deben ser ricas y sabrosas por dentro. Se puede rellenar de cosas simples, como confituras, nutella, dulce de leche, lemon curd o de rellenos más elaborados, ganache de chocolate negroo o blanco, buttercream, también de mousse, merengues etc, se puede hacer combinación entre varios rellenos, añadir crocanti, nueces, trocitos de chocolate, lacasitos, frutitas cortadas pequeñitas etc, según el gusto de cada cual.

   Mejor bañar en almíbar cada capa (ponerle bastante menos de azúcar que en la receta, para que no sea excesivamente dulce), aunque si de por sí el bizcocho es muy esponjoso o húmedo el bizcocho no es necesario, el caso es que el almíbar le da una textura mojadita a la tarta buenísima y además se puede saborizar con extractos de vainilla, coco, limón, naranja… a juego con el sabor de la tarta, se puede añadir también licores dulces, chocolate en polvo, nesquik de fresa..).
Hay que recordar dos cosas sobre los rellenos:
1- Si son rellenos que llevan nata, merengue, mousse u ingredientes perecederos que necesitan frio, hay que tener cuidado, por si se degradan y se ponen malos, por lo tanto, imprescindible conservar la tarta en la nevera.

2- El relleno nunca debe ser más grueso que la capa de bizcocho cortada, lo suyo es que sea como máximo la mitad, aunque si es muy gruesa suele peligrar la estabilidad de la tarta, una opción es hacer diques, para que no se salga el relleno.
Aqui tenéis un tutorial excelente de Lara, del blog de tartacadabra, de cómo rellenar una tarta fondant.
   Los rellenos si reposan un par de días en la nevera mejor, salen más buenos, pero acordaros de sacarlos unas horas antes de rellenar la tarta, para que adquieran la textura untuosa que vamos a necesitar a la hora montar las capas de bizcocho, justo al sacar de la nevera estarán duros y “calentarlos” con microondas etc, no es buena idea.
TERCERO:
El fondant o pasta de azúcar: tenéis un tutorial de como hacer fondant de nubes en el blog de morgana. perfecto para empezar, lo suyo es probar primero con este tipo fondant, si no quieres invertir mucho dinero, porque tiene ingredientes fáciles de encontrar.
    Cuando tengáis un poco más de experiencia podéis probar con el fondant extendido o pasta laminada, masas más finas de textura y sabor, pero con ingredientes más complicados de encontrar (sólo en tiendas de reposteria o farmacias que hagan fórmulas). Si vivíis en sitios muy húmedos, evitad poner mucha glicerina, con menos de la mitad de lo que pone en las recetas vale.
   El fondant también se puede comprar ya hecho y sólo listo para extender, en color blanco y también en múltiples colores, sale algo más caro que el casero, pero te ahorras trabajar la masa, comprar ingredientes difíciles de encontrar y sorpresas inesperadas, además de tener mejor acabado final encima de la tarta.
   Para que el fondant se pegue sobre la tarta, necesitamos que haya una capa de relleno que cubra la tarta y permita que se pegue el fondant (tal como sale en el tutorial de cómo rellenar una tarta que hay un poco más arriba).

   Para pegar decoración de fondant encima de la tarta ya cubierta (fondant sobre fondant), basta con mojar con un pincel y un poquito de agua la parte que queramos pegar (muy poquita si no se saldrá y mojará el fondant). Es decir, el agua sirve como pegamento para la decoración, también podéis usar clara de huevo (pasteurizada mejor), pegamento comestible, que se puede comprar hecho o hacerlo en casa (mezclando agua caliente y CMC), glasa, pero para empezar, lo que tenemos en casa será el agua o la clara de huevo.
CUARTO:
Colorantes: Para hacer tartas fondant no valen los colorantes líquidos que podemos encontrar en los supermercados. Deben ser colorantes en gel, pasta o polvo, los encontraréis en tiendas de reposteria. Para empezar con cuatro colores básicos tendréis suficiente, (azul, rojo, amarillo, negro).
En este video podéis ver como se tiñe la masa de fondant, aunque no hace falta añadir Crisco (que es esa especie de mantequilla que pone), a no ser que el fondant esté muy duro.

QUINTO:
Cómo cubrir la tarta: una vez tenemos la tarta rellenada y cubierta por fuera con una capa del relleno (para que se pegue el fondant), la cubrimos con el fondant, primero amasaremos bien, para integrar, dar elasticidad y calor a la masa. Después extenderemos sobre la mesa el fondant , encima de una capa de azúcar glass o maicena (aunque ésta última tiende a resecar la masa) y con un rodillo grande vamos extendiendo, ir moviendo la masa continuamente mientras extendéis para que no se pegue a la mesa, poned más azúcar abajo si hace falta.
La masa no debe extenderse hasta quedar muy fina, si  nos pasamos se agrietará y romperá al cubrir la tarta, lo ideal son unos 3-5mm de grueso.
Hay muchas herramientas que al empezar no tendréis, como alisadores de fondant, rodillos de silicona, spray desmoldante etc. y que salen en los videos que os pongo, no hace falta gastarse tanto dinero en materiales, con un rodillo de madera grande, un cortapizzas o un cuchillo y las mismas manos para alisar, va a ir genial.
Aqui tenéis videos de cómo cubrir una tarta, quedaros bien con los movimientos para abrir la masa abajo y evitar los pliegues y las grietas mientras vamos pegando la cobertura de pasta de azúcar a la tarta.





SEXTO:
La decoración: al principio puede realizarse con la misma masa de fondant que hemos utilizado para cubrir la tarta y con diseños básicos como dibujos con boligrafos comestibles (en tiendas de reposteria), formas de estrella, lunares, corazones, flores (los cortadores para galletas valen para realizar estas formas y cortadores básicos se pueden encontrar en los chinos mismo. Multitud de cortadores de diferentes tamaños y formas más específicos y de mejor calidad ya los podréis encontrar en tiendas de reposteria), se puede decorar con lazos sencillos, flores etc…


Para decoraciones más complicadas, como muñecos modelados etc. ya no nos valdrá el fondant normal con el que hemos cubierto la tarta, porque necesitamos que endurezca y seque rápido, si no se hundirá al superponer partes yserá difícil mantener las formas de la figura que estemos haciendo. Para decoraciones así utilizaremos dos tipos de pastas de azúcar o fondant:
1- El pastillaje filipino: sirve para estructuras que deben quedar muy rígidas, tipo cárteles, soles, planchas, torres de castillo etc. sólo sirve para estructuras en plano, sin volumen.
2- La pasta de goma, pasta para modelar, pasta de flores, pasta mejicana etc., hay muchas recetas que podréis encontrar, se trata de una pasta de azúcar más elástica, que se queda dura con facilidad, además de poder extenderse bien fina y adoptar múltiples formas, nos va a servir para figuras con volumen, es decir, modelados, flores etc. Uno de los elementos que hace que la masa sea elástica y endurezca rápido es el CMC, (goma tragacanto, goma arábiga o gum tex, todos sirven igual, en tiendas de reposteria se pueden encontrar, el CMC también se encuentra en farmacias que hagan fórmulas). Una manera rápida de tener pasta para modelar es coger fondant normal, añadirle una pizca de este ingrediente, dejar reposar minimo una hora envuelto en film apretadito y ya tenemos pasta para modelar. Videos de muñecos sencillitos para empezar:


SEPTIMO:
Conservación de las tartas fondant: El fondant hecho trae su propia fecha de caducidad, el fondant casero se puede guardar máximo unos 3 meses bien envuelto en papel film y dentro de una bolsita de congelar en un armario de la cocina, menos tiempo si ya está teñido, pues la masa tiende a coger un sabor raro y a agrietarse si lo guardamos coloreado.

   Las tartas fondant una vez terminadas, no necesitan refrigeración si el relleno no lo necesita, pueden estar al aire libre perfectamente, sobretodo en invierno.

   Pero como todos los productos alimentarios, siempre es preferible mantenerla refrigerada. Es cierto, que el cambio de temperatura al sacarla de la nevera (más brusco este cambio en verano), hará que nuestra tarta brille un poco y se perle ligeramente, lo que sucederá más o menos según el fondant utilizado o la temperatura ambiente, lo más seguro es no arriesgarse y asegurar que se mantiene en condiciones óptimas para su consumo. Además el hecho de que esté dura al sacarla de la nevera puede ayudarnos en el transporte, que resultará más cómodo y sin sustos. Si hay que recordar sacar la tarta un par de horas antes de servir para que el interior se atempere y resulte cremosa y blandita.
OCTAVO:
Tiempos de preparación: hacer una tarta fondant lleva un proceso largo y hacerlo todo en una tarde es una locura, porque todo, la masa fondant, los bizcochos, los rellenos, la tarta una vez montada, necesitan un tiempo de reposo para mejorar la textura, los sabores, los colores…. Si se hacen figuras modeladas y pretendemos que sequen y queden duras, es preferible hacerlas con días de antelación. El bizcocho mejor si reposa 1-2 días, igual que los rellenos, teñir el fondant también debe ser un trabajo previo, pues la masa siempre coge un color más intenso cuando reposa. La tarta una vez montada, mejor de un día para otro, coge consistencia el fondant con el contacto con el aire o la nevera, los colores subirán, el interior cogerá sabor.
Así que deberemos planificar el trabajo repartiendo las tareas en unos dias,  pensando bien qué realizar cada día para tenerlo todo listo el día que toca. Por ejemplo, hacer figuras, flores, lazos de decoración un lunes, bizcochos y rellenos el miercoles o jueves, montar la tarta el viernes y presentar el sábado.
   Espero que estas instrucciones básicas os sirvan para iniciaros en el mundo de las tartas fondant. Queria dar las gracias a todas las autoras de los blogs que me sirven cada día de inspiración y de los cuales he extraido la mayoria de las recetas que os he puesto, que son las que más utilizo, espero que no os moleste que os haya enlazado, no puedo mejorar las recetas que tenéis, gracias por vuestro trabajo y por la ayuda que brindáis (tenéis las direcciones de los blogs en el apartado de enlaces en la columna de la derecha).

Paso a paso de la tarta casita de ponnies

30 sep

Aqui tenéis algunas de las fotos del proceso de la tarta de ponnies del curso de megasilvita. Siento no tener fotos del proceso de la decoración, pero se nos echaba el tiempo encima y ya se me olvidó hacer fotos de cada paso con las prisas.

Son dos bizcochos madeiran sponge cake de vainilla de 18 cm., siguiendo la receta de megasilvita de MSC , en uno cortaremos el copete, en el otro no, para aprovechar y hacer el techo de la casita, después los situaremos uno encima del otro.

Tornearemos con un rallador de mango, para dar forma e igualar el bizcocho. Después cortaremos por capas para poder rellenar y bañar con el almíbar, en este caso el relleno es ganache de chocolate negro, también cubriremos todo el exterior con el relleno, para que se pegue bien el fondant.

Es el momento de extender el fondant con azúcar glass o maicena en la mesa e ir moviendo continuamente para evitar que se pegue, utilizando un rodillo grande y liso, cogeremos con cuidado el fondant y cubriremos la tarta.

Iremos abriendo con cuidado los pliegues para que quede liso, pasaremos el alisador de fondant, para dar un acabado limpio, liso y sin huellas, retiraremos el fondant sobrante cortando con un cutter o cortapizzas.

Y lista para decorar.

La próxima que haga intentaré ser más aplicada con las fotos y enseñaros como la hice paso a paso.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 145 seguidores